Tayrona Tropic

El libro Plataforma del escritor francés Michel Houellebecq es una novela cruda pero cerebral sobre un grupo de empresarios que se embarca en el negocio de construir hoteles en Tailandia y otros países tropicales con un único objetivo: que sirvan de destino para los millonarios del mundo en busca de turismo sexual. El negocio es un éxito hasta que entran en escena los fundamentalistas musulmanes, quienes consideran impuras las actividades que se gestan en dichos hoteles y deciden, por lo tanto, lanzar una de sus famosas cruzadas morales que terminan con piernas y brazos volando por los aires y sesos e intestinos resbalando por la pared.

Por fortuna, en Colombia aún no abundan estos extremistas defensores de las buenas costumbres (hay algunos, es cierto, pero por el momento están concentrados en encontrar una manera de prohibir el aborto), razón por la cual la idea de construir un hotel de lujo en el Parque Tayrona se presenta no solo como viable, sino como necesaria para impulsar el desarrollo del turismo de naturaleza en Colombia. El turismo de naturaleza sexual.

Habrá que preguntarles a los indígenas ―si los encuentran, pues el ministerio buscó y no encontró ninguno en ese sector― si están de acuerdo con el innovador proyecto y, sobre todo, si estarían dispuestos a prestar sus servicios para que sea respetada la diversidad en todo momento: que las haya gordas y flacas, altas y bajas, jóvenes y maduras, dominantes y sumisas, y, por supuesto, experimentadas y vírgenes, como lo son algunas de las tierras que el lujoso hotel penetrará con su miembro multinacional.

El proyecto será implementado por expertos de amplia trayectoria en la materia: la multinacional tailandesa Six Senses (Sexo Sentido) y el grupo Daabon, de los Dávila Abondano, quienes son bien conocidos en Colombia por ser escuderos del reputado sistema de subsidios Agro Ingreso Seguro. Quiénes mejores que una multinacional proveniente del país con los mayores índices de turismo sexual del mundo (Houellebecq encontró una fuente de inspiración para su libro en su tenacidad empresarial) y este grupo de colombianos honestos tan cercanos al glorioso expresidente Uribe y al no tan glorioso presidente Santos, dos mandatarios bien experimentados en penetrar a sus conciudadanos y en ser penetrados por grandes potencias extranjeras. No más la semana pasada Santos logró que el prolongado polvo comercial con Estados Unidos, amo y señor histórico de la inocente Colombia, alcanzara el clímax que Uribe siempre anheló pero nunca pudo degustar.

El proyecto hotelero terminará por fin de desvirgar a esta mojigata Colombia adolescente. ¡Y pensar que con doscientos años todavía le quedaban zonas vírgenes! Da gusto ver que la visita de Santos a los mamos en la Sierra Nevada no fue en vano y que su promesa de proteger al pueblo kogui está siendo respetada.

Queda el tema del impacto ambiental del proyecto, el cual ha suscitado preocupación en el sector más marihuanero de la sociedad. Pero no hay de qué preocuparse, pues son los proyectos transnacionales como éste los que expulsarán del ecosistema a basuras como los vagos y hippies que acampan en Arrecifes en Semana Santa y se desplazan a pie ―¡a pie, en la era de los helicópteros privados!― por regiones de alto potencial turístico como Pueblito y Ciudad Perdida. ¡Dios nos libre! Bienvenidos sean los trajes de saco y corbata, las billeteras llenas de dólares y euros, las mancuernas brillantes y las camisas estilizadas que volarán por los aires, como brazos y piernas en atentado musulmán, ante la visión despampanante del cuerpo desnudo de una nativa de catorce años invitando a ser tocada por las manos inmaculadas de banqueros japoneses, inversionistas de Wall Street y políticos republicanos.

Bienvenido sea el progreso. Bienvenido Tayrona Tropic.

Información adicional:
Un hotel de siete estrellas, seis sentidos y cinco cuestionamientos
, en La Silla Vacía
El empalamiento
, columna de Antonio Caballero

Otras diatribas en Hoynoestoymuerto:
Una bolsa de valores podridos
El líder corporativo más hermoso del mundo

Imágenes:
Karim Hamid

Anuncios
Comments
10 Responses to “Tayrona Tropic”
  1. Sergio dice:

    Oiga ud realmente es muy estúpido… Ojalá lo tenga claro.

  2. Dick Salazar V. dice:

    Manejo de la ironía: 5 sobre 5. Este artículo es un parque para recrear la inteligencia.

  3. Quisiera Saber Si Es Sarcasmo ? Creo Qe Si, Quiero estar Seguro ! Gracias….

  4. Si, no hay más qué decir: ¡Bienvenido Tayrona Tropic! El dueño de la hacienda se apropió de lo suyo relegando al antiguo capataz…

Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] le gustó este texto, tal vez también le guste: Tayrona Tropic 13 + […]

  2. […] le gustó este texto, tal vez le guste: Estrenando la picana eléctrica Tayrona Tropic Bala para el que no quiera […]

  3. […] ¿Le gustó este texto? Tal vez le guste: Cuídate Imagínese que usted es importante Tayrona Tropic […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Books & Reading Blogs - BlogCatalog Blog Directory