Intercambios de erotismo culinario

Carne. Carne para el almuerzo. Parece elevarse sobre la bandeja, jugosa, chispeante.

La mesa es larga e indiferente. Sus esquinas son ángulos rectos, está ligeramente inclinada hacia la derecha. Y allí estás tú, al otro extremo, del mismo color que los vapores aromáticos de esta carne insinuante. Respiras, sonríes, pero nada es certero todavía. Tu tamaño es el mismo de la copa de vino en mi mano izquierda y creo que no entiendo lo que me dices. Me resultas oscura, lejana e incomprensible, y un poco tergiversada con el paso de cada minuto.

Sirvo la carne en el plato y le hablo. Le digo palabras agrias, dulces, picantes. Le echo un poco de pimienta sincera conservada en hierbas concisas y frases frescas. Ahora hay que esperar un poco antes de tocarla. La carne solo será tierna si ha seguido un cuidadoso protocolo: condimentos lentos, vocales ligeras y adobo seguro. Me asombra verte allí parada con tus ojos fijos en el plato… no sé bien cómo contestar a tus preguntas.

La carne aún no está lista pero tú estás más cerca ahora. Me tocan tus palabras salteadas con picaresco ají guatemalteco, quiero hablar contigo toda la noche. Pero cuidado: el vino se ha regado en un intento por enderezar la mesa. Está carcomiendo la madera y amenazando los platos que esperan. Entonces nos unimos para limpiarlo todo. Hay que cuidar la carne, no debe perderse. Tocándola con timidez me doy cuenta de que la deseo; nos es difícil contenernos.

Ya no hay señal de manchas de vino, con excepción de nuestras lenguas. Nos miramos y, por fin, sin decir nada, nos sentamos juntos a degustar del plato fuerte. Yo doy el primer bocado. Tú no puedes resistir el gesto en mi cara y te abandonas al mismo placer. Es bueno empezar por la parte alta para luego ir bordeando la tajada lentamente hasta llegar al centro, la porción más jugosa, densa, abrasadora. No hay duda de que los dos preferimos el centro.

El vino resbala por nuestras gargantas, el plato se moja con los jugos de la carne. El disfrute es supremo, estamos sincronizados, cada uno sabe qué movimientos realizar. Solo nos queda un bocado y con él todo se vuelve negro por un instante. Un último sorbo de vino y todo se habrá consumado.

Nos miramos satisfechos y me acuerdo de cuánto te quiero. La carne solo se disfruta realmente con tu compañía.

Publicado en Kien&Ke el 10 de agosto de 2011

Imagen:
Karim Hamid, Intersomnia (2010)

También por Hoynoestoymuerto:
Intercambios de erotismo ecuestre

Anuncios
Comments
4 Responses to “Intercambios de erotismo culinario”
Trackbacks
Check out what others are saying...
  1. […] Textos similares: Intercambios de erotismo ecuestre Intercambios de erotismo culinario […]

  2. […] en Hoynoestoymuerto: Intercambios de erotismo culinario Libros crudos: calentao y […]

  3. […] le gustó este texto, tal vez le guste: Intercambios de erotismo ecuestre Intercambios de erotismo culinario […]

  4. […] Lea también: Intercambios de erotismo virtual Intercambios de erotismo ecuestre Intercambios de erotismo culinario […]



Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

  • Books & Reading Blogs - BlogCatalog Blog Directory
A %d blogueros les gusta esto: